Publicado el

Mejorar tu forma física y tus habilidades con un rodillo de equilibrio.

Como iniciarse a entrenar con un rodillo de equilibrio.

Entrenar con rodillo de equilibrio sin duda alguna va a mejorar tu pedaleo, afinar tu concentración y te va a proporcionar un gran entrenamiento con este tipo de rodillos para bicicleta.

Cuando se trata de la sensación real de la carretera mientras entrenas en interiores, es difícil vencer a los entrenamientos con rodillos de equilibrio.

Con ambas ruedas libres, tu bicicleta se mueve de una forma natural igual a cuando sales a entrenar en el exterior.

Entrenar con un rodillo de equilibro también te ayuda a desarrollar un pedaleo más fluido y sedoso (porque si el tuyo es desigual o irregular, no te mantendrás en este tipo de rodillos mucho tiempo) en ellos.

Esa suave acción de pedaleo te ayuda a imponer una potencia uniforme y eficiente en la carretera. Y agudiza tu propiocepción, el sentido de dónde está tu cuerpo en el espacio, lo que ayuda a mejorar tu capacidad de manejo de la bicicleta mientras entrenas al aire libre.

El entrenamiento con un rodillo de equilibrio requiere un poco de paciencia, pero con la práctica, estarás entrenando con confianza en muy poco tiempo. Así es como se hace.

Ajusta tu rodillo

Los rodillos de equilibrio para bicicletas consisten en tres tambores giratorios ubicados dentro de un marco. Los tambores primero (delantero) y segundo están conectados por una guía extensible al tercer rodillo que gira de forma independiente. Puedes ajustar el espacio entre los rodillos delantero y trasero para adaptar la longitud de tu bicicleta.

ajustando el rodillo de equilibrio para entrenar

Cuando coloques tu bicicleta sobre los rodillos, la rueda delantera debe asentarse sobre el primer rodillo para que el eje delantero quede ligeramente detrás de la parte superior del rodillo. La rueda trasera debe estar uniformemente colocada entre el segundo y el tercer rodillo en la parte trasera.

Establece tu apoyo

El mayor temor de la mayoría de las personas al andar en este tipo de rodillos de equilibrio para bicicleta es que se caigan. 

Coloca tu rodillo junto a una estructura de apoyo que puedas alcanzar fácilmente y usar para estabilizarse. Un mostrador, una mesa resistente o un banco de trabajo es útil porque puedes aprovechar para poner una botella de agua, altavoz portátil, dispositivos electrónicos y otros artículos que quieras tener a mano.

aprender a entrenar con rodillos de equilibrio
Este tipo de estanterías van muy bien para entrenar con tu rodillo de equilibrio.

Centra tu mirada en un punto fijo.

De primeras tus ojos querrán fijarse en tu rueda delantera. Eso es como mirar fijamente hacia abajo cuando intentas subirte a un bordillo, hace que sea más difícil mantenerte relajado y equilibrado. 

Coloca un ordenador portátil, una tablet u otro elemento de tu elección unos pocos metros para que, naturalmente, fijes tu mirada en un mismo punto.

Usar una pantalla con una aplicación para entrenar con rodillo es de lo mejor para mantenerse enfocado en un punto.

Prepara tu espacio.

Vas a sudar mucho. Coloca una toalla o un protector de sudor en el manillar. Un buen ventilador ayuda a minimizar el sudor y hará del entrenamiento con rodillo para bicicleta una experiencia más agradable.

Elementos esenciales para montar en interiores

Subir a bordo

Para subir, primero asegúrate de que la bicicleta esté en una marcha moderadamente dura. Un engranaje demasiado pequeño te dejará dando vueltas antes de que puedas ganar impulso; un engranaje demasiado grande hará que sea difícil ponerse en marcha.

entrenamiento en bici con un rodillo de equilibrio

Súbete al tubo superior y párate con los pies en los rieles laterales. Sostén el manillar. Coloca el pedal exterior (el que está más alejado de tu soporte) en la posición de las seis en punto y sujételo. Coloque la mano interior en tu soporte, levántese sobre el sillín y sujételo con el pie interior.

Si te resulta difícil engancharte, siempre puedes comenzar con pedales planos y zapatillas de tenis. De esa manera, puedes poner un pie en el suelo rápidamente si es necesario, por lo que te sentirás menos nervioso y más relajado a medida que avanza.

Ponte a rodar

Estabilízate en tu posición y, manteniendo una mano en tu apoyo, comience a pedalear. Ponte en una cadencia de 80 a 90 rpm, lo más rápido posible. Si pedaleas demasiado lento, será más difícil mantenerte derecho y erguido; un poco de velocidad e impulso serán de mucha ayuda.

busca un apoyo para empezar a entrenar con un rodillo de equilibrio
Mantén un agarre firme pero relajado en el manillar.

Una vez que hayas alcanzado la velocidad y la bicicleta esté estable, retira suavemente la mano del soporte y colócalas en el manillar.

El apoyo siempre va a estar ahí para ti por si necesitas estabilizarse.

Trata de mantener un agarre firme, pero relajado en el manillar y relaja la parte superior del cuerpo. Demasiada tensión hará que la bicicleta actúe con espasmos, lo que dificultará mantener el equilibrio y la estabilidad.

Desmontar cuando has terminado

Cuando esté listo para terminar tu entrenamiento, coloca tu mano en tu soporte y desciende hasta parar el pedaleo. Suelta el pie exterior y desmonta.

Empieza gradualmente

Debido a que nunca dejas de pedalear, los entrenamientos en rodillo pueden ser engañosos. Aumenta la duración gradualmente, comenzando con sesiones cortas de 10 a 15 minutos. Una vez que puedas montar cómodamente durante 30 minutos, puedes comenzar a desafiarte cambiando la posición de las manos, cambiando de marcha y aumentando o disminuyendo tu cadencia.

rodillo de equilibrio
Una vez que te sientas cómodo, puedes comenzar a tratar de alcanzar una botella de agua.

Trabajar en algunos entrenamientos

Los rodillos son la plataforma perfecta para intervalos de alta cadencia.

Incorporarlos en tu entrenamiento una o dos veces por semana es una excelente manera de mejorar tu eficiencia y sentirte más cómodo con cadencias más altas.

Después de un buen calentamiento, haz series en rampa de ejercicios de cadencia cada vez más rápidos :

  • 30 segundos a 1 minuto a 100 rpm
  • 30 segundos a 1 minuto a 110 rpm
  • 30 segundos a 1 minuto a 115 rpm
  • Recuperar 5 minutos a 90 rpm
  • Repite, esta vez tratando de comenzar a 115 rpm y aumentar hasta 125 rpm.

9 grandes rodillos de equilibrio.